Por

El equipo médico del Hospital General de Especialidades (HGE) “Dr. Javier Buenfil Osorio”, de la Secretaría de Salud, intervino oportunamente y con éxito a la paciente  María Aurora Puerto Herrera, que presentaba un embarazo complicado de placenta previa total (sangrado en el embarazo), lo que permitió recuperar su salud y el nacimiento de su bebé.

El jefe del servicio de Ginecología y Obstetricia del hospital, Medardo Cohuó Muñoz, informó del manejo, seguimiento y atención a Puerto Herrera y su bebé, que se encuentran hoy en su hogar, presentando ambos un estado de salud satisfactorio.

Según su historial clínico, la paciente fue ingresada en dos ocasiones con un embarazo pre término hasta las 34 semanas, se le dio manejo conservador con la finalidad de que el embarazo pudiera llegar a término y el bebé pudiera nacer sin complicaciones, ya que este padecimiento es una de las principales causas de morbimortalidad  materna y perinatal.

El trabajo del equipo médico multidisciplinario consistió en la intervención para  prolongar el embarazo de la paciente y mejorar así las condiciones fetales, se aplicó maduradores pulmonares fetales. La paciente acudió para resolución del embarazo vía abdominal, en este caso la cirugía programada fue cesárea–histerectomía para prevenir disminuir el riesgo de hemorragia obstétrica.

En el procedimiento quirúrgico, su manejo, seguimiento, diagnóstico y la resolución del embarazo, no hubo ninguna complicación, sin sangrado mayor y se manejó un rango alto de seguridad.

La paciente y su bebé egresaron del hospital satisfactoriamente para continuar su control a nivel de la consulta externa de ginecoobstetricia y pediatría respectivamente.

Asimismo, el jefe del servicio de Ginecología y Obstetricia del hospital explicó que la placenta previa es una patología que se presenta con cierta frecuencia durante el embarazo. “Existen antecedentes de riesgo cuya existencia favorecen su aparición como la edad avanzada (mayor de 35 años), tabaquismo, exponerse al humo de leña, legrados o cesáreas previos, como en el caso de esta paciente con antecedente de más de dos cirugías uterinas”, dijo.

El 20 por ciento de las pacientes que tienen el diagnóstico de placenta previa van a presentar sangrado en algún momento de su embarazo, comúnmente en el tercer trimestre y es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad perinatal ya que se presentan cuando el producto todavía no llega al término.

En Campeche, se cuenta con la atención oportuna en el HGE “Dr. Javier Buenfil Osorio”, donde se realiza el diagnóstico, ultrasonidos seriados en el primer, segundo y tercer trimestre del embarazo, se brinda servicio de hospitalización para valorar de acuerdo a las semanas de gestación un tratamiento conservador con medicamentos para disminuir la contracción uterina, el sangrado, aplicar maduradores pulmonares en caso de un parto prematuro y la resolución del embarazo en el momento óptimo.